“Seguir a Cristo cargado con su cruz significa abrirnos con Él a todo tipo de sed que aflija hoy a la humanidad”

CG 35, d2, n12