“Encontrar la vida divina en las profundidades de la realidad es una misión de esperanza confiada a los Jesuitas”

CG35, d2, n8

ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL

El acompañamiento espiritual es una ayuda para encontrarnos con Dios.

El acompañamiento espiritual es una manera de compartir la experiencia del encuentro con Dios y, a partir de esto, enriquecer nuestro diálogo con Dios.
El acompañante espiritual es una persona con experiencia espiritual que, respetando nuestra intimidad, nos ayuda a aclarar dudas, nos brinda pautas para hacer más rico y profundo nuestro encuentro con el Señor, a llevar nuestra vida a la oración y los frutos que en la oración obtenemos a la vida, a ser contemplativos en la acción.

El acompañante es el apoyo eclesial necesario que garantiza nuestro discernimiento, es decir nos ayuda a buscar y hallar la voluntad de Dios en nuestras vidas.